martes, 11 de junio de 2013

¿FILOSOFÍA HOY?

                No soy mucho de hacer publicidad, pero hace unos años  que leo
Interesante número dedicado a la corrupción
la revista "Filosofía Hoy", por varias razones, primera por que es una revista sobre filosofía y no hay muchas en el mercado, eso cuenta a su favor; en segundo lugar por que el tratamiento de la filosofía es ameno, cercano, para neófitos, por lo que la uso en mis clases, como pueden imaginar. Tiene un tratamiento muy "bachilleratizado" pero también informativo, ahí va la tercera razón, por lo que uno se va enterando de lo último a nivel editorial, lo que dicen algunas voces doctas... nada que no se pueda encontrar en internet y que yo, por ejemplo, por pereza digital (que no le dedico a esto de internet más de lo necesario ¡me niego!), pues no encuentro o no me entero.
       Hasta ahí, bien. A partir de aquí, mal. Y digo mal por que por mucho que la leo, la releo y la repaso, no encuentro rastro de una auténtica reivindicación del estado, desastroso a nivel educativo, de la filosofía hoy y en este país. La filosofía, no nos vamos a andar con paños calientes, se va a la mierda gracias al ministro Wert (que Dios le acoja en su seno lo más pronto posible, aunque el mal ya está hecho), y en la susodicha revista, que desde aquí recomiendo ¡ojo!, no se ha dicho nada. Me resulta contradictorio que se mencionen los últimos autores que han ganado premios de ensayo y no se diga nada de lo que consideraba  Platón, al que tantas veces mencionan,  lo más importante de la sociedad, es decir, la educación o "paideia". Me huele que "Filosofía Hoy" es un libelo del aparato comercial-editorial del gobierno o de la patronal y, lejos de fomentar el pensamiento, trata de fomentar el consumo. Y lo digo por que las referencias a editoriales y autores es constante y paralelas a las de los argumentos filosóficos (si no no existiría tal revista de filosofía como tal, es decir, una revista de pensamiento). Tal vez la excusa sea que se trata de una revista "para todos los públicos". Aun así hay que informar al público de lo que pasa a todos los niveles por que, tras leer la revista, no importa el número, da la engañosa sensación de que la filosofía está de moda gracias a la hija de Punset, Elsa, de que la filosofía como disciplina académica está en perfecto estado de revista (valga el juego de palabras) cuando las facultades se están vaciando y en las aulas de educación secundaria la asignatura está siendo arrinconada y exterminada y de que la filosofía como dinámica racional del género humano está salvaguarda. Y nada más lejos de la verdad. 
             Tengo que agradecer a la revista el hecho impagable de bajar la filosofía al nivel de la calle. La otra revista que conozco más es "Claves de la razón práctica" que para mi gusto es exquisitamente erudita y un tanto elitista. "Filosofía Hoy" no es así y eso es bueno por que es accesible, aunque peca de optimista. Espero que continúe por que me gusta, pero también espero que se muestre más crítica por que los filósofos, los de la trinchera educativa, necesitamos que se oiga nuestra agónica voz. Y si no lo hacen  un día, cuando su revista salga al kiosco, se mostrará a los ciudadanos como una publicación que trata un tema incomprensible y hermético que nadie conoce y que hace años algunos vieron de pasada en sus escuelas. No podemos permitir que ese "plan maestro" de embrutecer a la ciudadanía se lleve a cabo. Sin filosofía sólo nos va a quedar contemplar el abismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario